Analisis del Bayern-Real Madrid. Golpe de autoridad