Filosofia

FÚTBOL…

Esa maravillosa palabra que nos despierta tantas ilusiones, pasiones, vivencias. Vivimos por y para el fútbol. Es mucho más que un deporte, es nuestra vida. Personalmente puedo decir que me ha dado muchas alegrías y satisfacciones, también momentos duros de los que salgo fortalecido y con nuevos aprendizajes. El fútbol forma parte de mi vida, entrenamientos, partidos, sistemas de juego…

Me considero un entrenador apasionado, con una confianza total en que los resultados son la consecuencia del trabajo diario. Por eso entiendo que el método de entrenamiento es vital en la construcción de un equipo ganador. Aplico con total convicción la frase de “juegas como entrenas”. Así que entreno como quiero jugar. Con ambición, con pasión por el juego, exigiendo el máximo a todos los que componemos el equipo.

Todos queremos ganar y damos nuestro máximo par ganar cada partido. La disciplina y el orden en cada detalle son la base para sacar el máximo rendimiento al talento de nuestros jugadores. La adecuada mezcla de exigencia y confianza son la clave del éxito.

El talento y la creatividad son el espectáculo por el que millones de aficionados pagan su entrada.

Considero que los entrenadores tenemos una gran responsabilidad en nuestras manos: defender el fútbol bien jugado; conseguir la excelencia en el juego; o seguir haciendo del fútbol el deporte más apasionado y con más seguidores. A través del juego se consigue el resultado.

En el aspecto táctico, en cuanto a la forma de jugar, considero clave una palabra: EQUILIBRIO. Atacar y defender son dos situaciones que un equipo debe saber manejar por igual. Ambas son fundamentales para jugar bien y para ganar. Por lo tanto, aspiro a conseguir equipos ordenados y agresivos defensivamente a la par que ambiciosos y creativos en la busca permanente del gol.

Con el esfuerzo diario es como se consiguen las satisfacciones. Es una satisfacción poder esforzarse cada día en un entrenamiento, en un partido. Sigamos disfrutando de este maravilloso deporte… FÚTBOL.